Aunque cuesta mucho de creerlo, las campañas de marketing entrar por nuestros ojos y se quedan en nuestro cerebro durante años. Puede que de un día para otro no nos acordemos de alguna campaña de los 90 o de los 80, pero si nos ponemos a pensarlo, de pronto no vendrá alguna.

Hay que ser originales

Para que una campaña de marketing funcione hay que ser originales, por mucha polémica que luego pueda levantar. Sino solo hay que ver la polémica campaña de marketing que Netflix realizó con una de sus series más populares: Narcos, en la que la publicitó en pleno centro de Madrid con una gran pancarta con el mensaje “Oh, blanca Navidad”, lo que hizo que la policía respondiera con un mensaje similar. ¿Levantó polémica el mensaje? Sí, pero la distribuidora consiguió lo que quería.

Otras veces uno puede apostar por ser creativo con un anuncio televisivo y en estos casos está claro que la compañía Coca-Cola ha logrado colocarse en el número 1 de los anuncios creativos. Sino, ¿quién olvida ese anuncio en el que un niño resuelve el conflicto de sus padres mientras bebe una botella? ¿O el cambiazo de la Coca-Cola Zero en un avión donde la gente pensaba que estaban bebiendo una Coca-Cola normal?

Esto es justo lo que se necesita para que un negocio crezca: ser original. No importa si lo que se busca es un gran anuncio impreso en pleno centro de la ciudad, un anuncio de radio o en televisión, se tiene que ser todo lo original que se pueda. ¿Es una tarea fácil? Claro que no, pero hay miles de ejemplos que se pueden seguir para tomar algunas ideas. ¿O quieres ir más allá? Entonces quizás deberías apostar por el Street marketing, una técnica que está un poco apagada en los últimos años, pero cuyo uso tiene sus grandes recompensas tal y como ya han demostrado las grandes empresas en varias ocasiones.

Dejar respuesta