Se suele decir que la lectura es una asignatura pendiente de los españoles, pero muy pocos saben cómo de beneficioso puede ser para la mente e incluso para el organismo resulta bueno leer algún libro de vez en cuando.

La lectura, una poderosa aliada

Son muchos los que buscan trucos para aprender como leer más rápido. No obstante, ¿es leer rápido la forma adecuada de disfrutar de un libro? No, leer rápido puede ayudar a ahorrar un poco de tiempo, y es práctico para ver los subtítulos en una película o para leer una historia corta en poco tiempo.  Aunque hay quien asegura que puede leer muchos libros al año leyendo rápido, el cuerpo se beneficia de ella cuando el lector está relajado.

Pero disfrutar de una historia requiere de una lectura tranquila y calmada, sin tener prisa por terminar la obra que se está leyendo. ¿Y por qué razón? Para comenzar, la lectura ayuda a relajar los nervios, puesto que leer una historia totalmente de ficción ayuda a relajarse bastante, al fabricarse enzinas de felicidad. Esto lo convierte en un desestresante natural.

Leer también potencia la concentración y la capacidad imaginaria del lector, razón por la que es bueno hacer que los más pequeños de la casa lean de vez en cuando. Resulta una forma fantástica de despertar el potencial de una persona a través de la imaginación, representando las escenas que se describen en los libros como si fueran reales, tal y como las vivía el joven niño mientras disfrutaba de la lectura de la Historia Interminable.

Por último, la lectura ayuda no solo a conseguir un gran nivel de cultura, sino que también favorece el aprendizaje de nuevas palabras y de las reglas léxicas. Casi sin que uno se dé cuenta, con la lectura aprende todo lo relacionado con la gramática de una lengua, de una manera casi imperceptible.

Es cierto que si coge costumbre de leer rápido también se puede terminar antes una historia, y cuando a alguien le gusta mucho leer, es agradable saber que pronto se ha terminado un libro para comenzar otro. Pero no son pocos los que aseguran que terminar rápido una historia les ocasiona una sensación de malestar por no saber que pueden leer a continuación, lo que es negativo para el estado de ánimo.

No hay que esperarse a que sea el día internacional del libro para poder disfrutar de la lectura de una buena historia, especialmente cuando hoy en día se pueden conseguir libros baratos en formato digital.

Dejar respuesta