A pesar de que en la cámara del Congreso no paran de haber luchas internas entre los diferentes partidos, con luchas por una moción de censura, hablar sobre corrupción o lanzar la piedra de un lado a otro. ¿En qué momento surge la preocupación por los niños que en verano se quedan sin una de las comidas más importantes del día?

En Gurugú se ocupará una asociación de vecinos

Son muchos los padres que están preocupados porque llegue el día 21 de junio, el último día del curso escolar en el que sus hijos dejarán de comer en el comedor, lo que podría implicar que se quedarán con una comida del día que no van a poder permitirse. Por ello, Ricardo Cabezas, empezó en el año 2013 a dar de comer a 50 niños del municipio para que puedan recibir esa comida que sus padres no van a poder darle.

Este año su actividad comenzará el día 3 de julio y atenderán a niños de entre seis y catorce años respectivamente. Cabezas anuncia de que ya se han apuntado más de 50 niños y que no tienen como objetivo excluir a nadie. Llegarán por la mañana, entre las nueve y diez, desayunarán y luego recibirán refuerzo escolar. Cuando esté finalizando la mañana, harán deporte o jugarán a algún juego, así como también visitarán los monumentos de la ciudad antes de regresar al comedor para poder comer de nuevo.

Caja Badajoz y Educo participan económicamente con ellos. Además, Cabezas sale en defensa de los niños cuando dicen que acudir a estas iniciativas los puede “estigmatizar”. Para él, es como si fuera un campamento del verano, dónde el comedor se convierte en una parte más de las diferentes actividades que realizan a lo largo del día. “No queremos ser el auxilio social de antaño, trabajamos con muchas actividades y estamos todo el año haciendo esto”, asegura Cabezas.

¿Qué tan beneficioso puede ser esto para niños y padres? En el caso de los padres, están tranquilos porque saben que sus hijos están bien cuidados y recibiendo los alimentos que necesitan, ya que los menús se componen de alimentos cargos de nutrientes como platos de hortalizas y verduras, sumado a un postre que les aporta vitaminas como los Actimel o un zumo de naranja recién exprimido y fresco. Por parte de los niños, tienen un amplio abanico de actividades que realizar, con las que nunca pueden aburrirse, lo que resulta también beneficioso para ellos.

Dejar respuesta