Las actuales generaciones se están perdiendo muchas cosas de lo que han conocido sus padres y sus abuelos. Muchos nunca sabrán lo que era una cinta de VHS porque han crecido con los DVD y los BD. Nunca sabrán que son los cartuchos de consola porque han crecido con la alta definición. Y nunca sabrán lo que es llamar con una cabina porque han crecido con los teléfonos móviles.

Quedan muy pocas en toda España

En España, a final de los años 90, habían hasta 55.000 cabinas repartidas por toda la Península. Y es que eran necesarias para la enorme demanda que tenían, ya que para muchos era la única forma de contacto con sus familias o las podían necesitar en el caso de una urgencia. ¿Qué había habido un accidente? Se iban a buscar la cabina más cercana y podían pedir una ambulancia para que acudiese rápidamente.

¿Qué ha sido de las cabinas telefónicas?

Pero con la aparición de los teléfonos móviles estas dejaron de usarse. Actualmente en todo el país hay un total de 18.300 cabinas, con 1.000 en Madrid, 500 en Barcelona, 400 en Gran Canaria y el resto repartidas por toda España. Además, en los últimos años se ha visto reducido su número, a unas 5.000 al año, debido a que su uso es menor por la expansión de los teléfonos móviles, la aparición de los locutorios y las tarjetas telefónicas que ahorraban mucho dinero a los usuarios de las cabinas telefónicas.

En España el que haya cabinas es un hecho universal y por ello no se pueden retirar de la circulación tan fácilmente. Pero Telefónica, a través del estudio realizado por la CNMC, piden que se anule este derecho puesto que en los últimos tres años tan solo se han usado un 32% de las que actualmente están activas y la cantidad de uso se puede medir en escasos minutos, mientras que más de la mitad de las cabinas no han cursado una sola llamada en los últimos años.

Dejar respuesta